Asteroidea (Estrella de Mar)

¿Qué es la brisa, más que el frescor de tu sonrisa? ¿Qué no le envidia el maíz al dulzor de verte feliz? ¿Qué son las estrellas más que intentos de tus ojos? ¿Y las olas de tus curvas? ¿Y el océano de tu inmensidad?

Pequeña estrellita, bajita, chiquitita; bonita. Has vuelto a mi orilla de arenas secas, pero igual de muerto al no hablarme me dejas. Hola te dije, ola te llevó, y veo tu pelo manchado de adiós.

Nunca quise secarte al sol. Nunca quise enmarcarte. Solo quise verte, hablarte, quererte… Tenerte. Pero no en propiedad, no. Un gesto recíproco. Siempre fui tuyo… Unidireccional. Y ahora que has vuelto y me dejas verte… He osado hablarte y tu respuesta es de piano; tritono asfixiante.

Ojalá estuviese harto. Ojalá no quisiese más… Pero un orificio lleno de sal ha empezado a humedecerse de un rojo oscuro, de un transparente salado. Y eso me permite volver a temblar en la fría nada; el dolor es bueno, significa que estás vivo. Pero aún no siento tanto; solo frío.

Así que dime, estrellita, si podré saber de ti. Si me dejarás volver a prepararte un acogedor vivero en la playa. Si podrás tenerme cerca. Si podré oír tu voz. Si podré sentir de nuevo. Si podré levantarme y andar. Si aún tendré sonrisa. Dime, estrellita, ¿volverá a existir mi ser?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s